Entradas

La Navidad tiene varios días en los que nos reunimos en familia, con amigos o conocidos, a comer. Días como hoy, Nochebuena, mañana Navidad, el próximo fin de año, el día 1 de enero, o incluso el cinco y el seis de enero, para los Reyes Magos son días de grandes comidas en torno a nuestros seres queridos. Y qué mejor manera de disfrutar esos almuerzos o cenas, que se prolongan más de lo habitual, que con vinos. Es una buena oportunidad para vivir experiencias, mientras estamos disfrutando de la presencia de nuestra gente. Intentemos dejar a un lado los refrescos y las cervezas y sumerjámonos en la versatilidad que aportan cada uno de los vinos andaluces que hoy os propongo para celebrar la Navidad.

Fino Cebolla de Bodegas El Monte.

Vinos que nos cambiarán la concepción tradicional de nuestras comidas navideñas. Encuentros en definitiva, que normalmente comienzan con una bebida de bienvenida. Para este caso hay muchos gustos, pero os aconsejo comenzar con un amontillado, para abrir boca. Será la ocasión perfecta para abrir boca con el mejor sabor de un buen vino, fresco, punzante pero a la vez que deja un gran retrogusto. Os recomiendo Viña AB de González Byass, Amontillado de Cayetano del Pino o Amontillado de Doblas. Si eres de los que prefieres dulces, cualquier cream es una buena elección, aunque Royal Cream de Real Tesoro es una buena opción.

Una vez sentados en la mesa, suelen ser fechas donde abundan los aperitivos de queso, jamón ibérico, marisco, canapés, ensaladilla, aliños, croquetas y demás. Para todo esto, pueden disfrutar de cualquier fino o manzanilla, según el gusto que tengan, o bien de un vino blanco. Mi propuesta es la de fino El Marqués de Bodegas Halcón, o el fino Cebolla de Bodegas El Monte, la manzanilla Barbiana de Delgado Zuleta o Sacristía AB, o el blanco Mioro Gran Selección de Privilegio del Condado.  Es mi sugerencia, aunque de cualquiera de las tipologías hay muchísimos y muy buenos. Disfruten el que más les guste.

Mioro Gran Selección de Bodegas Privilegio del Condado.

En algunas casas se sirve un plato principal, en otros dos, e incluso tres. En este caso, os hago mi recomendación de vinos andaluces para cada uno de ellos, según la comida que sea. Si son de los que disfrutan de ensaladas, pueden continuar con el blanco, fino o manzanilla, o incluso disfrutarla algún blanco semidulce, como Tierra Blanca de Paéz Morilla. Para sopas, pueden volver al amontillado. Si lo prueban, comprobarán que realza su experiencia gastronómica. Igual para el pavo trufado con huevo hilado (que curiosamente solo se suele comer en estas fechas). Para guisos más consistentes, como la berza, el menudo o los callos, también el amontillado acompaña muy bien. Aunque os propongo tres opciones de palo cortado. Leonor de González Byass, Palo Cortado de URIUM, y Palo Cortado de Cayetano del Pino. Los palo cortado también encajan a la perfección con cualquier carne, especialmente con el cordero, o el cochinillo. Pero para ello, mi consejo es maridarlo con un oloroso. Los hay verdaderamente buenos. Como Asunción de Alvear, Oloroso de Santa Petronila, Oloroso de Toro Albalá u Oloroso de Bodegas Góngora. Si son de los que prefieren tinto, mi propuesta es Samaruco o Garum de Bodegas Luis Pérez, Forlong Ecológico de Bodegas Forlong o Cortijo de Jara Roble, de Bodegas Cortijo de Jara.

Samaruco de Bodegas Luis Pérez.

En los postres navideños suelen primar los turrones, las trufas, los bombones y en su fecha, el roscón de Reyes. Para este caso, pueden disfrutar de vinos andaluces, dulces muy buenos, como el pedro ximénez Gran Barquero de Pérez Barquero, el moscatel Promesa de Valdespino, Tres Leones de Bodegas Málaga Virgen o un vino naranja del Condado de Huelva, como Misterio Orange de Privilegio del Condado.

En la sobremesa, pueden continuar con vinos andaluces más añejos, V.O.S. y V.O.R.S. de más de 20 y 30 años respectivamente. Los que se denominan popularmente vinos de pañuelo y con los que disfrutar de un buen final de comida navideña. Entre mis sugerencias, Cuatro Palmas de González Byass, Don Gonzalo de Valdespino, Quo Vadis? de Delgado Zuleta, la Bota de Palo Cortado de Equipo Navazos o Jalifa de William Humbert, entre otros muchos. En este periodo, también pueden saborear un buen brandy, que contenga toda la esencia del vino de la tierra del que nace. Hay varias grandes proposiciones. Como Cardenal Mendoza de Sánchez Romate, Fundador Exclusivo de Bodegas Fundador o el brandy de la gama Rare Spirits de Valdespino. La recomendación de maridaje para saborear aún mejor si caben los brandy, es con chocolate con sal.

Y para finalizar, brinde con cualquier espumoso, ya sea brut nature o semiseco. Como lo prefiera. Mi recomendación es la siguiente. Umbretum de Bodegas Salado, el cava Palacios de Doñana de Privilegio del Condado o el Beta Sur de Bodegas Barbadillo.

En definitiva, la vitivinicultura andaluza puede convertir nuestras comidas navideñas en verdaderas experiencias gastronómicas donde disfrutar comiendo y bebiendo, gracias a la versatilidad de los vinos y sus maridajes.

La cultura vitivinícola de la provincia de Huelva hunde sus raíces en torno al s.XV, siendo estos vinos los primeros que llegan al Nuevo Mundo de la mano de Cristóbal Colón. Desde entonces hasta nuestra era, los vinos de la provincia de Huelva, amparados por la D.O. Condado de Huelva, logran una buena calidad, y gracias a su gran variedad y versatilidad pueden maridarse con multitud de platos.

Para situarnos, el nombre de la Denominación de Origen Condado de Huelva se aprueba por el Ministerio de Agricultura el 1 de agosto de 1979, donde se modifica el anterior reglamento de la Denominación de Origen Huelva, creada en 1932. Abarca en torno a 3000 hectáreas de viñedo divididas en 18 términos municipales de la provincia de Huelva, donde abundan las tierras de barros, arenas y albariza. Este terruño es neutro o ligeramente básico, franco y de fertilidad media, con zonas de insuperable calidad para el cultivo de la vid.

La variedad autóctona Zalema predomina los viñedos con un 86% de lo plantado. Además el Consejo Regulador acepta otras variedad de uva tales como: Listán de Huelva, Moscatel de Alejandría, Palomino Fino, Garrido Fino y Pedro Ximénez, nuevas variedades para vinos blancos afrutados: Colombar, Sauvignon Blanc y Chardonnay y para vinos tintos: Syrah, Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc.

La variedad autóctona Zalema predomina los viñedos con un 86% de lo plantado.

Viñedos del Condado de Huelva.

Las diferentes tipologías de vinos del Condado de Huelva ofrecen una estupenda multitud de maridajes para disfrutar de la mejor gastronomía onubense.
Los vinos blancos son vinos tranquilos, que fermentan de manera tradicional (en conos de cemento o vasijas de madera) o moderna (en depósitos con temperatura controlada) con una graduación alcohólica mínima de 10 grados. Estupendos para disfrutar con pescados y arroces.
Los vinos generosos alcanzan una crianza mínima de tres años en botas de roble y bajo el sistema de soleras y criaderas. En este sentido, con una copa de Condado Pálido podremos deleitarnos con un buen marisco como las gambas de Huelva, con jamón, con pescado frito, setas, o choco a la plancha, o bien disfrutar de una buena carne ibérica con una copa de Condado Viejo.
Los denominados Generosos de licor (con mínimo dos años de crianza, secos y dulces) son elaborados principalmente para exportación y los vinos de licor Dulces (con un contenido en azúcares reductores superior a 45 gramos por litro) como el vino Mistela, fantástico para postres o de aperitivo con quesos viejos.

La D.O. Condado de Huelva ofrece a su vez vinos tintos sin crianza, nombrado vino joven; y con crianza, que dependiendo del tiempo de envejecimiento y método, las indicaciones pueden ser Roble, Crianza, Reserva y Gran Reserva. Estos vinos son perfectos vinos de mesa que encajan principalmente con carnes y pescados.

El enocomunicador Fran León nos recomienda dos vinos del Condado de Huelva.
En primer lugar, disfrutar de Mioro Gran Selección, de Bodegas Privilegio del Condado. Un vino que aúna tres variedades del Condado de Huelva; Moscatel de Alejandría, Listán de Huelva y la autóctona Zalema. Un blanco que en nariz recuerda a a flores, como el azahar o el jazmín.  Y en boca es seco, largo y muy estructurado. Ideal para disfrutarlo con pescados a la plancha, moluscos y marisco.

Otro de los vinos destacados para Fran León es eSpinapura. Un Condado Pálido cuyas variedades de uvas son Palomino Fino y Listán de Huelva. Este gran vino de Bodegas Sauci es pálido, limpio y brillante con aromas complejos de crianza en flor fusionada con finas maderas. Intenso y largo en el recorrido final, con persistente retrogusto de frutos secos. Fantástico para los aperitivos con jamón ibérico, embutidos, aceitunas y mariscos. También como vino de mesa para pescados, arroces y perfecto para añadir al consomé.

Vino Naranja

Es la denominación de Origen que distingue a los vinos elaborados a partir de la base de un vino certificado por Condado de Huelva (principalmente Mistela). A esta se le añade alcohol vínico aromatizado con cortezas de naranja del entorno de Doñana. Se envejece mediante el sistema de soleras y criaderas mínimo durante dos años. Su gran polivalencia en la gastronomía lo hace un vino perfecto para el maridaje. En esta tipología única en el mundo el enocomunicador Fran León destaca el vino de Bodegas Privilegio del Condado Misterio Orange,  un vino dulce obtenido de uvas Moscatel de Alejandría recogidas de manera tardía en vendimia para alcanzar un dulzor elevado. Es un vino sedoso con un paso por boca dulce pero sin empalagar.

Vinagres del Condado de Huelva

La Denominación de Origen también ampara vinagres de calidad con una acidez mínima expresada en acético de 70 gr./litro. Comprende entre; vinagre producido mediante fermentadores industriales o artesanales, y el vinagre Viejo envejecido por el sistema de criaderas y soleras. Este último se divide en tres tipos: solera, reserva y añada, dependiendo de los años de envejecimiento.