Jumilla es una de las Denominaciones de Origen más conocidas en España. De hecho su historia vitivinícola tiene más de 5000 años de antigüedad gracias a los hallazgos encontrados  en restos arqueológicos de la comarca. Aunque se constituye como D.O.P. Jumilla en el año 1966 – tiene más de 50 años de historia – su primer reglamento data del año 1975.

Pero situémonos. La D.O.P. Jumilla se ubica en el Altiplano levantino, al sudeste de la Península Ibérica, entre Castilla La Mancha y Murcia. De hecho, el 60% de su zona de producción pertenece a la provincia de Albacete (Montealegre del Castillo, Fuenteálamo, Ontur, Hellín, Albatana y Tobarra), siendo el 40% restante murciano a la zona de Jumilla. Por tanto, Jumilla es una Denominación de Origen supra – autonómica (como Cava y Rioja) ya que abarca municipios de dos Comunidades Autónomas. En total 19.000 hectáreas trabajadas por unos 1.950 viticultores. Sus viñedos nacen en terrenos de una pronunciada altitud que oscila entre los 320 de los valles a los 900 metros en las zonas más altas. Sus suelos son de naturaleza caliza, pardos o pardo rojizos, con textura franca y franco arenosa, sueltos y pedregosos, pobres en materia orgánica y en nutrientes. Visto así parece casi imposible plantar en este terruño y más sabiendo que el clima de esta DOP es seco continental, árido, pese a su influencia con el Mediterráneo. Con más de 3.000 horas de sol al año, apenas goza de 300 litros de lluvia por metro cuadrado al año que cae irregularmente repartida – en ocasiones en forma de aguacero. Asimismo, sus temperaturas llegan a los 40 grados en verano y a los -10 grados en invierno – en las heladas que suele haber entre los meses de noviembre y marzo. Su temperatura media es de 16 grados. Su clima también tiene fuertes rocíos y su humedad relativa es de más del 60%. Pero pese a estas condiciones climáticas, Jumilla tiene un buen terruño apto para el cultivo de la vid ya que su suelo es profundo, con buena aireación y con una gran capacidad de retención de agua, muy favorable para el cultivo de sus viñas.

Las variedades de uva blanca admitidas por la D.O. Jumilla son: Airén, Macabeo, Pedro Ximénez, Malvasía, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Moscatel de Grado menudo y Verdejo. Y las variedades tintas admitidas por el Consejo Regulador de la D.O. Jumilla son la Petit Verdot, Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon, Garnacha, Garnacha Tintorera, Tempranillo y Monastrell. Precisamente, esta última es la que abarca más de 70% del viñedo de Jumilla, siendo además una variedad autóctona y que se encaja a la perfección con el terruño de la Denominación de Origen. La Monastrell es una uva tinta con una coloración azul-negro, de piel gruesa con bastante pruina. Es una variedad muy rústica que resiste muy bien a la sequía y que se siente necesitada a muchas horas de sol.

En Jumilla se elaboran cinco clases de vinos: blancos, rosados (obtenidos principalmente de la uva Monastrell por estrujado de esta uva y cortas maceraciones de pulpa y hollejo), tintos (que pueden ser jóvenes o crianza y abundan los de la variedad autóctona Monastrell), dulces (naturales y tradicionales que pueden ser blancos y tintos) y vinos de licor.

La Denominación de Origen Jumilla elabora mayoritariamente vinos tintos que de los 79 millones de kilos de uva que se vendimiaron el pasado 2019, tan solo poco más de 2 millones fueron de uva blanca. En total hay 45 bodegas inscritas en la Denominación de Origen de las cuales 31 pertenecen a la comarca de Jumilla y 14 son de Albacete. Hay que destacar también de la D.O. Jumilla que una gran parte de sus vinos son ecológicos ya que las condiciones climáticas de la zona de producción, sumado a la resistencia de su uva autóctona Monastrell, hacen muy difícil que aparezcan enfermedades en la vid como la filoxera, por lo que permite gran cantidad de vinos ecológicos.

Selección de vinos de la DOP Jumilla

Como decía al principio del artículo, la D.O. Jumilla es una de las más conocidas de España y es que puede presumir de ser una de las regiones que destaca por la calidad de sus vinos embotellados. Prueba de ello, es el Certamen de Calidad de los Vinos de Jumilla que se celebra cada año y que en el pasado 2019 alcanzó su XXV edición. El Certamen de este año 2020, debido a la crisis sanitaria que estamos atravesando está aún pendiente de fecha para su celebración. Entre los vinos triunfadores de 2019 he realizado la selección para degustar y comprobar las características organolépticas de la Denominación de Origen Jumilla.

El blanco es Ontalba Sauvignon Blanc Ecológico, de Bodegas Ontalba. Está situada en Hellín (Albacete) y tiene una producción media de unos 15 millones de kilos, con producciones bajas y una calidad excelente. El vino Ontalba me parece un vino brillante, muy pálido. En nariz muy frutal con recuerdos a frutas de hueso. En boca es goloso, fresco y mineral. Con un gran retrogusto. Un vino fantástico para maridarlo con un buen tapeo. O como vino de mesa con cualquier plato.

El rosado que he podido degustar ha sido Señorío de Fuente-Álamo de las Bodegas San Dionisio, ubicadas en Fuente – Álamo, en Albacete. Es la bodega de la cooperativa San Dionisio, fundada en 1957 por un grupo de agricultores. Todos sus vinos son 100% naturales, ecológicos y de calidad. Y sin lugar a dudas este vino lo demuestra. Señorío de Fuente-Álamo es un rosado ecológico 100% de Monastrell. Tiene una tonalidad rosa muy atractiva y brillante. Tiene una nariz floral muy alegre, recuerdo de aromas a rosas. En boca es fresco y goloso, muy frutal y glicérico. Ideal para maridarlo con verduras, quesos, arroces o pasta. Muy bueno, una gratísima sorpresa.

Luzón Colección Monastrell 2019 ha sido el tinto joven. Está elaborado por Bodegas Luzón situada en Jumilla y fundada allá por el año 1841. Es una de las bodegas históricas de la D.O. Posee unas 1200 hectáreas de viñedo. Su vino, el tinto joven Luzón  Colección Monastrell 2019 tiene un color púrpura brillante con reflejos violetas. Tiene una nariz potente con aromas a frutos rojos donde destacan las fresas. También se aprecia un final de especias, propias del campo donde nace su uva. En boca es suave, frutal y fresco, donde su mineralidad y su persistencia destacan haciéndole envolvente. Sorprendente vino joven. Recomendable.

Uno de los vinos de crianza ha sido el Monastrell 100% Alceño 12, de Bodegas Alceño. Una bodega de tradición familiar fundada en 1870 y que está situada en el centro de Jumilla. Su Alceño 12 procede de los viñedos más antiguos de la bodega donde nace la autóctona Monastrell y ha sido envejecido durante 12 meses en barricas de roble francés y americano, donde realiza su fermentación maloláctica. Su tonalidad es roja oscura sangre de toro. Su nariz tiene un amplio aroma a frutos rojos maduros y especias. En la boca es redondo, potente, envolvente y sabroso. Un gran vino para maridar con una buena carne. Lo maridé con un costillar a la barbacoa y su maridaje era sencillamente espectacular. Un gran vino.

Otro de los vinos crianza fue Áltico Syrah 2015, elaborado por Bodegas Carchelo situada en Jumilla a los pies de la Sierra del Carche. Fundada en 1990, es una bodega con gran tradición vitivinícola donde destaca su ética profesional, respeto a las personas y a su entorno. Su vino Áltico Syrah 2015 tiene un color rojo picota muy vivo. En nariz se aprecian aromas florales como las violetas y ligeramente dulzonas. En boca es aterciopelado mineral, envolvente y persistente con un retrogusto amargo muy rico. Un vino muy interesante.

Finalmente, probé el Dulce de Silvano García, de Bodegas Silvano García, situada en Jumilla. Su fundación se remonta a 1925 y es una bodega familiar cuya tercera generación regenta la misma actualmente. Se caracterizan por hacer un exhaustivo control desde la viña hasta el embotellado, elaborando vinos únicos convirtiéndolos en experiencias únicas para los sentidos. Y es lo que se aprecia en este Dulce de Silvano García. Es un dulce natural elaborado al 100% con Monastrell, por lo que es un tinto dulce muy particular. Su tonalidad es rojo granate y tiene aromas frutales, con recuerdos dulces que me evocan a chucherías. En boca es goloso sin empalagar, fresco y agradable. Su dulzura es delicada y suave pero con una gran complejidad. Una gran sorpresa. Gran vino de Monastrell.

En definitiva, la D.O. Jumilla es capaz de convertir su suelo caliza en grandes vinos reconocidos internacionalmente. La calidad de los mismos es indiscutible y su autóctona Monastrell un gran reflejo del éxito de esta Denominación de Origen.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *