La comunicación se ha convertido en una de las grandes bazas para aumentar los beneficios de una empresa, y multiplicar sus ganancias.  Una buena comunicación fortalece la imagen de la compañía y repercute considerablemente en el aumento de su facturación.

Cada vez es más común que las bodegas o empresas gastronómicas apuesten por una comunicación efectiva y eficiente, confiando la comunicación corporativa a empresas externas serias dedicadas a la comunicación y al marketing digital. Estas agencias cuentan con profesionales del periodismo y la comunicación, de la publicidad y del diseño gráfico que lograrán aportar a las bodegas el valor añadido que necesitan para conseguir una gran comunicación. Profesionales que se entregan en su servicio a las bodegas, haciendo en ocasiones de relaciones públicas y creando una imagen potente que logre enganchar al consumidor.

Ejemplo de comunicación bien gestionada – Web de la bodega Delgado Zuleta

Un valor añadido que puede lograrse trabajando las múltiples herramientas que te ofrece la comunicación.  Como una buena plataforma web que sirva como imagen de la empresa en internet. Un portal atractivo que muestre las bondades de la compañía. Cuente su historia, muestre sus vinos y explique cómo se elaboran. En dicho portal web, una buena agencia de comunicación puede instalar un efectivo ecommerce que tendrá un crecimiento directo sobre la propia venta del vino. Los profesionales de la comunicación a su vez desarrollarán un blog de la propia bodega, donde la efectividad en creación de contenidos será esencial para un buen conocimiento de la misma. Y para estar constantemente ‘en boca del consumidor’. Tanto la creación de contenidos como las ventas del ecommerce repercutirán favorablemente mediante una buena estrategia en las redes sociales. Una agencia de comunicación seria sacará el máximo rendimiento al social media aportando ese valor añadido que logre aumentar considerablemente los beneficios. El buen trabajo de una agencia de comunicación crea una buena imagen de la bodega en redes para influir positivamente en la opinión de los clientes nuevos y asiduos.

Me atrevo a asegurar que es un error contemplar que la comunicación sea llevada por un profesional pluridisciplinar que no tenga grandes conocimientos en comunicación. Las bodegas o empresas gastronómicas deben dar sitio a la comunicación de sus compañías apostando por los profesionales que consigan aportar ese punto diferencial que logre aumentar las ventas, que es, al final, lo que verdaderamente repercute en el buen funcionamiento de una empresa.